Certezas, beneficios y fetiches del Feng Shui

Este término va sonando un poco más familiar en nuestra sociedad, los medios, publicaciones de toda índole, y requerimientos de los mismos clientes. Se va instalando, pero tal vez no tengamos tan claro para que sirve esta disciplina milenaria.

Les propongo unas breves consideraciones para echar más luz a los múltiples beneficios que podemos obtener de su seria y adecuada aplicación.  

¿Es cierto que aplicando esta ciencia-arte-técnica largamente milenaria podemos transformar armónica y equilibradamente nuestro entorno, y mejorar nuestra calidad de vida, individual y colectiva?. La respuesta es sencilla y contundente: sí. Así lo prueban más de 3500 años de casuística, un récord por demás envidiable para nuestras ciencias actuales. Las metodologías del Feng Shui son similares a las que utilizamos en diversas ciencias contemporáneas, en las que los investigadores observan y registran, formulan modelos matemáticos y dan a conocer sus descubrimientos en ambos lenguajes, el más especializado y en el de difusión al público; y en el cual cualquier practicante suficientemente hábil puede acceder y evaluar el trabajo, lo cual es esencial para cualquier sistema científico verdadero.

Pero cuidado, no es una panacea. No corresponde a la aplicación de soluciones de carácter mágico provenientes de un conocimiento infuso, ni intervenciones de entidades celestiales, como algunos, erróneamente pretenden establecerlo y practicarlo con total liviandad.

El Feng Shui auténtico (clásico y tradicional) rehúye de todo tipo de supersticiones, recetas y fetiches que se materializan en un verdadero cotillón (bolitas de cristal, ídolos, amuletos, espejos, móviles, etc.) que deforman su utilidad, generan por demás confusión y le restan prestigio y efectividad a su real utilidad. Es, esencialmente, aplicación del sentido común, observación, estudio y experimentación, posibilitando aplicaciones concretas que la biología, la física, la química, entre otras ciencias, bien nos pueden ayudar a entender.

 

 

El Feng Shui favorece la transformación del individuo, modificando el espacio en que habita, y esta transformación puede ser en distintos planos: prosperidad material, salud y armonía física, psíquica, mental y espiritual. El 50% de los principios del Feng Shui son prácticas del sentido común, como la prevención de accidentes, buena sinergia, buena ventilación e iluminación, y la creación de atmósferas de armonía, revitalización y confort psicofísicos. El otro 50% se refiere a principios y prácticas para potenciar, reducir o limitar el fluido y el balance de las energías preexistentes en la naturaleza, y que animan toda la vida que se desarrolla en ella.

Debemos pensar en él como una herramienta capaz de acentuar y facilitar ciertos procesos (tal como remar a favor del viento o aprovechar el flujo de una corriente de agua), que permitan la afluencia de corrientes benéficas de energía al espacio, influyendo en la vida de sus habitantes. Estas corrientes se traducen generalmente como buena salud, estabilidad y armonía familiar, éxito en los proyectos, prosperidad, etc. Sin olvidar que el éxito de todo lo que emprendemos nace de nuestra determinación y actitud personal.

 

El Feng Shui estudia la influencia del paisaje, de las orientaciones, de la distribución, forma y color de las construcciones sobre la vitalidad de sus ocupantes. Es un sistema de profundos conocimientos que tiene sus raíces en la observación de la naturaleza y sus ciclos, en la corroboración de que nuestro planeta es afectado por las energías del universo en todo momento, y de que nosotros, al vivir en la Tierra, somos afectados por ellas en diversos ámbitos (salud, emociones, pensamientos, decisiones y acciones), lo que influye directamente en nuestras vidas.

En virtud de lo ya expresado, en próximas entregas abordaremos como esta disciplina combina diseño urbanístico y paisajístico, mejoramiento ambiental, arquitectura, diseño y decoración de interiores con el objetivo de generar equilibrio, crear un hábitat en armonía con la naturaleza, y con ello brindar efectivamente protección, confort psico-físico y progreso al ser humano.

 

Arq. Horacio Cangelosi, consultor senior en Feng Shui. Estudios y Diseños

horaciocangelosi9@gmail.com  /  tel. +549 261 3060521

 

Te puede interesar