Cómo suavizar el efecto de los años con un buen maquillaje

No es lo mismo la elección de cómo maquillarse a los 20 que a los 60. Aquí, varios consejos de expertos para que los años te sienten mejor.

Hoy en día no tenemos por qué dejarnos estar con el correr de los años. Una mujer de 60 o 70 no es lo mismo que antes. “A esa edad podés seguir viéndote muy bien”, asegura la presidenta de la asociación Stil Image, Petra Schreiber.

Ella está convencida de que un poco de maquillaje puede cambiarte la luminosidad del rostro. Eso sí, surge aquello que nos preguntamos todos: ¿cuál es el maquillaje perfecto cuando la tez no tiene la tonicidad de antes?

“Yo recomiendo, ante todo, elegir colores pastel”, dice Schreiber. 

Por supuesto, esto depende de tu tono de piel, pero la especialista nos recomienda maquillajes mate, que quiten brillo. “El rouge no debería ser demasiado oscuro.Lo ideal son matices del rosado”, dice Schreiber, colocados sobre una crema, incluso en los labios, para que no se marquen tanto las grietas. La base, además, hará que el color dure más tiempo.

Otro buen consejo para una salida nocturna es esmerarse con la sombra, que llevará la vista del otro a nuestra mirada.

 

 

De todos modos, lo principal es elegir lo que nos haga sentir bien. El cosmetólogo Peter Schmidinger de Munich dice que si nos gusta “el lápiz labial rojo furioso”, debemos usarlo.

 

“Lo que uno luce convencido es lo que más convence al otro”, asegura él. Schmidinger les recomienda a sus clientas un “lip primer” que “hace desaparecer las líneas más delgadas”. Y dice que no hay que olvidar bajo ningún concepto el delineador de labios.

 

Los dermatólogos aconsejan utilizar maquillaje líquido para que no resulte muy vistoso. Como alternativa se pueden aplicar bases minerales, dice Schreiber. Lo ideal siempre es dejarse asesorar en cada caso para saber cuál es el producto ideal, dependiendo de si querés disimular las ojeras o algunas zonas pigmentadas.

Cuando Schmidinger maquilla rostros que tienen sus años, aplica un sistema de cinco puntos: coloca base en la frente, la nariz, las mejillas y el mentón.

“Voy haciendo golpecitos muy suaves del producto para que se apliquen con aire. Eso hace que la base se entremezcle con la tez y no se asiente en las arrugas”, explica. Las grietas más delgadas se pueden disimular con algún producto luminoso. Él aplica un ocultador en la zona debajo de la nariz y en el contorno de la boca.

Además recomienda el colorete, con el que asegura que todas pueden lucir más jóvenes. Lo importante es dónde comenzar a colocarlo y dónde cortarlo, asegura. Y nos da un truco: “lo mejor es comenzar debajo de la oreja y avanzar desde allí hacia la nariz hasta llegar al centro de la pupila”. Si se coloca el color sobre el pómulo, se logrará un efecto de frescura y juventud.

 

 

En cambio no se recomienda ir hacia las zonas bajas de la mejilla con el color, porque alarga la cara y puede envejecerla.

Lo que es muy bueno es repetir alguno de los tonos aplicados. “Yo utilizo ese mismo colorete en la base del cabello, y eso genera un efecto de lifting”, nos cuenta. Eso genera un efecto de luz en la zona de los ojos que le da mayor juventud al rostro.

Para los ojos, nos recomienda sombras en lugar de delineadores, “que suelen correrse. Mejor utilizar un pincel de cejas y colocar con eso la sombra, es mucho más discreto”. Si te ponés antes algún tipo de base, la sombra no penetrará las arrugas. Y como consejo general: no utilices colores oscuros en zonas que no querés realzar, como párpados un poco caídos.

¿Y cómo retirar todo cuando la noche ha acabado? Lo ideal es aplicar algún aceite o agua especial. ¡Nunca apliques ningún producto con alcohol! Reseca la piel y la irrita. Por esa misma razón deberías evitar las cremas normales para lavar el cutis.

Te puede interesar