Ejercicios para mejorar el sexo

Fortalecer el suelo pélvico para maximizar el disfrute.

Llegar al orgasmo, disfrutar de los encuentros sexuales, del propio cuerpo es parte del control que las mujeres ejercen sobre su cuerpo. Mientras durante gran parte de la historia el clímax femenino fue tabú e incluso hasta un tema secundario pues la noción de dar placer era reafirmada mientras que la de recibir, una cuestión hasta azarosa, la posición de la mujer actual exige nuevas miradas.

Para poder disfrutar de la sexualidad hace falta en primer término conocer el propio cuerpo, respetarlo, quererlo. La práctica sexual sentenciada a la penetración de manera excluyente, y al disfrute que debe suponer, es un atentado contra la satisfacción femenina. Diversos estudios señalan que la estimulación genital o de puntos erógenos, son más placenteros que el coito, pero ese será tema de otra nota. Sin embargo la penetración da placer a un gran porcentaje de mujeres y como lo que se pretende es intensificar las sensaciones y descubrir el cuerpo, cuidarlo, realizar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, es una contribución para alcanzar el orgasmo.

Tal como vamos al gimnasio para trabajar los músculos, mejorar postura, desestresarnos, ejercitar el piso pélvico es necesario para maximizar el placer.

La idea es fortalecer y controlar los músculos del piso pélvico porque mejorará la calidad de los orgasmos al tener contracciones más intensas. Pero además mientras mejor se sostenga esta estructura muscular habrá menos probabilidades de incontinencia urinaria y mejores partos.  

Pero volvamos a la búsqueda del placer sexual. Si bien ahora están de moda entre las celebrities las bolas de jade, piedras que se introducen en la vagina para ejercitar la musculatura, están las famosas bolas chinas de siliconas más higiénicas y económicas por cierto, de metal o los conos pélvicos que se consiguen en cualquier sex shop. Pero también se puede ejercitar en una primera instancia sin ningún dispositivo vaginal.

 

Los ejercicios

Esto es contraer y relajar los músculos pélvicos, como si cortáramos el chorro cuando hacemos pis. Precisamente esta es la mejor manera de identificar la musculatura a ejercitar. Entonces contraer soltar, en series rápidas de 10, al menos 3 veces al día, la rutina a incorporar. El segundo ejercicio es contraer, esperar 5 segundos y relajar, con la misma serie. Es recomendable ir aumentando las repeticiones paulatinamente hasta llegar a 50, 3 veces al día. Algo muy importante hay que trabajar esos músculos y para estar seguras de hacerlo bien, no hay que apretar los cachetes de la cola, ni las piernas, ni la panza, sino no se estará fortaleciendo la zona.

En cuanto al uso de las esferas chinas, se introducen en la vagina y por su peso tienden a descender por la fuerza de gravedad, de esa manera se contraen los músculos de forma espontánea para evitar que se salgan. Es una ayuda para saber que de verdad se trabaja el área correcta. En este caso hay que estar en movimiento, podés hacer cualquier actividad con las bolas chinas trabajando por vos.

 

Kun Fu vaginal

Quizá escucharon hablar del Kun fu vaginal, que llegó de oriente y ama occidente, es la que se realiza con las piedras –jade- con un hilo que sostiene un peso, y no solo se introducen en la vagina sino que para soportar el peso –extra- y tener mejores resultados, se realiza un bamboleo al estar parada  tipo péndulo con el fin de contraer todos los músculos para soportar dicho peso.

En cualquier caso la intención es tomar el control y darle fuerza a la zona pélvica para auto estimularte, incrementar las sensaciones placenteras durante el sexo y también estimular al pene durante la penetración. 

Te puede interesar