El gimnasio, un espacio para la seducción

Dicen los expertos que la liberación de endorfinas -la hormona de la felicidad- predispone para desinhibirse y entablar relaciones. Pero... ¿es suficiente este argumento para considerar el gimnasio es una especie de Tinder? Aquí, las respuestas.

El sudor, la respiración entrecortada, la visibilidad de las formas de los cuerpos, los músculos, las curvas... El gimnasio, en la actualidad, pareciera ser mucho más que un sitio en donde ejercitarse, bajar de peso, ganar estado físico, o simplemente cuidar la salud.

Casi como una plataforma de pseudo-encuentros, el gimnasio muestra al otro como seductor y seducido, directa o indirectamente... “Es el nuevo Tinder”, apuntan algunos mientras hacen su mejor esfuerzo para ser mirados y mirar mientras realizan su actividad... ¿Pero es esto tan así?

 

 

“Al realizar ejercicios físicos se liberan endorfinas y hormonas que hacen que las barreras sociales disminuyan y estemos más predispuestos a relacionarnos socialmente”, sostiene Rodrigo Flores, profesor de Educación Física.

“Además, al compartir un mismo espacio, en el que se generan ciertas desinhibiciones,  resulta más sencillo conversar y ponerse en contacto con el otro. La excusa puede ser desde aprender un ejercicio a pedir ayuda con algo. Al ‘bajar la guardia’ con las barreras sociales, se favorecen las relaciones interpersonales”.

 

 

Sin embargo ¿esto basta para ayudar a establecer una relación con alguien o sólo propicia un “touch and go”, como les llama Moria Casán a las relaciones ocasionales?

Según sostiene el psicólogo Daniel Veturini, “los gimnasios son sitios de encuentros alternativos para conocerse. Pero no pueden competir con las redes pensadas para eso, como Tinder, por la masividad de las mismas, y las miles de posibilidades derivadas de ellas”.

 

– ¿Qué significa “encuentros alternativos”?

- Que el gimnasio es un lugar en donde claramente la actividad física, al generar un incremento en la producción de feromonas, endorfinas, y diversas sustancias (que favorecen de alguna manera la motivación, la atracción sexual y el optimismo) es también un lugar en donde surge atracción.

Para el profesional, a las personas que acuden de manera asidua al gimnasio, les preocupa el estado de su cuerpo, entonces el “mirar” y ser “mirado” formaría parte de el encanto del lugar.

 

 

– ¿Las redes siguen generando más relaciones o contactos a pesar de no existir un “cara a cara” con el otro”?

– No existen datos puntuales a nivel estadístico que nos brinden algún tipo de aval científico, empírico y confiable acerca de cantidad y tipo de relaciones que se puedan generar en los gimnasios. Desde mi mirada la sensación en general es que se establecerían (al menos al principio) contactos más superficiales. Como sucede con los boliches, los objetivos por ahí pasan por divertirse, no tanto formar pareja. Lo que no implica que no puedan darse relaciones o matrimonios, pero se propicia más simplemente ‘el conocer’ al otro.

 

 

– ¿En dónde surgirían más posibilidades de comenzar una relación que se alargue en el tiempo, desde su mirada?

– En ambientes en donde el diálogo puede darse a través de compañeros de facultad, presentaciones o juntadas. Cada contexto tiene su manera de relacionarse. Eso no implica que no se dé. Si hablamos de “conocer gente”, quizá los gimnasios, a los que van personas de 35 a 50 años, puede ser otro lugar cuando ya no hay otros contextos en donde conocer personas. Quizá así, entonces, sí se dé una relación que termine siendo estable.

 

Gymder: una especie de Tinder para amantes del deporte

Hay una aplicación que se presenta como una plataforma para encontrar un compañero con el que hacer ejercicios. Pero, ¿sólo para eso?

Un grupo de desarrolladores alemanes ha creado Gymder, el resultado de unir las palabras “Gym” y “Tinder” (en referencia a la app de encuentros de pareja). Desde su página web, defienden que es una aplicación que “conecta a la gente de forma única en un contexto de fitness. Así, los usuarios pueden encontrarse unos a otros y entrenar juntos, en cualquier lugar y de cualquier forma”.

 

 

A pesar de las similitudes que tiene con Tinder, Gymder niega que sea una plataforma para encontrar pareja. En el apartado de “Preguntas frecuentes” de la aplicación indica explícitamente que no es una aplicación de citas. Pero por otro lado, el medio Gizmodo ha explicado que ha recibido un comunicado de Gymder donde se describe como el “Instagram / Tinder para los atletas”./ Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Te puede interesar