El sexo según el signo del zodíaco

Fuego, mantenlo prendido fuego… lo que enciende según los astros.

Si bien en materia de sábanas ardientes la personalidad, las condiciones psicológicas, la apreciación del propio cuerpo como la apertura mental y el deseo, juegan un papel fundamental, los astros también dicen mucho sobre las preferencias en la cama. Entre las características generales de cada signo, hay variaciones personales por supuesto, se registra una  huella en los patrones de conducta que tienen frente al sexo. Aquí los 12 signos y sus secretos de alcoba.

Aries es fuego sexual. Fogosos y apasionados, los siempre impulsivos y explosivos arianos vuelcan toda esa energía que ponen en la vida, en las discusiones, también en sus relaciones sexuales. Los instintos a flor de piel, calientes y nada de prohibirse el disfrute por ello suele tomar la iniciática, guiar, mandar, y claro, buscan quien le siga la corriente. Conquistan y son atrevidos, intensos. Adoran las previas, pero con final feliz.

Tauro es sexy por naturaleza, apasionado y se toma las cosas con calma para disfrutar cada instante. Lejos de ser testarudo en este sentido, se deja incentivar y le gusta retribuir. Está dispuesto a explorar más y más, a probar todo sin prejuicios. Desde su mirada, pasando por las caricias y deteniéndose en los besos, son adorables. Para ellos las sensaciones son primordiales, aromas, texturas, sabores.

Géminis pone en la cama toda su creatividad e imaginación, las fantasías se renuevan constantemente en pos del placer y la diversión. Versátiles y desinhibidos, adoran las hazañas eróticas que siempre comienzan en la cabeza, siguen con juguetes sexuales, posiciones que leyeron en algún lado, recreaciones de películas. Las palabras calientes para decir y escuchar también son claves, como los lugares poco convencionales.

Cáncer es emocional, sentimental y cambiante como los ciclos lunares. Por ello si de fantasías hablamos lo mental y lo emocional van de la mano, un cáncer enamorado es amoroso, buscan complacer a la pareja esto los empodera, pero para sentirse plenos necesitan muchas “pruebas de amor”. Suelen ser convencionales a la hora de hacer el amor.

Leo, signo de fuego, es de llamas a encender, buscan aprobación y por qué no, admiración. Se ven como el centro de todo y quieren que su pareja los vea así. Son exigentes, no se complacen fácilmente porque ya sabemos el mundo gira a su alrededor. Seductores natos, le dan mucho valor al sexo en una relación.

Virgo es poco sentimental pero afectuoso, buscan seguridad ante todo. Corrección, pulcritud, buenos aromas y propuestas simples pero claras, lo atraen. Por ello las personas sinceras que muestren sus deseos y parecer sobre el sexo, nunca en la primera cita, les dan confianza y luego entregan su pasión.

Libra es tierno, romántico, atento. Necesitan amor y comprensión. En la cama la previa es muy importante, que incluya seducción, algo poético antes que cualquier juego. Así velas, una copa de vino, los hará tomar la iniciativa y ser excelentes amantes.

Escorpio es de los más hot del zodíaco, su deseo sexual pareciera no tener fin, por ello suele catalogárselos como insaciables. Adoran que los toquen, las caricias, los besos, el roce, todo esto lo despierta, lo enciende. Allí nacen las fantasías y la realización de las mismas, porque no se andan con vueltas. Sensuales como pocos, aman el peligro, los misterios, las situaciones desafiantes. Pero se saben buenos, por eso suelen ser controladores.

Sagitario es un signo de fuego, caliente, apasionado. Sus nativos son amantes curiosos, le ponen entusiasmo a lo nuevo y por ser inquietos les fascina la innovación, lo exótico y la sofisticación. Son libres naturalmente y al sexo lo interpretan con esa libertad: posiciones, escenarios, horarios, parejas, en esto no hay limitaciones, por ello muchas veces el sexo lo colocan fuera de relaciones duraderas.

Capricornio manda en la cama. Siempre quieren lograr lo que quieren y el sexo no escapa a su ambición. Sin embargo son reservados, precavidos, racionales, no hay cabida para la fantasía alocada. No les gusta perder por tanto no se embarcan en nada que pueda fallar. Para ellos una relación debe ser franca, debe tener seguridad y que la pareja le brinde confianza.

Acuario por ser de aire, sus nativos viven en su mente. Inteligentes, divertidos pero muy desapegados, no tienen al romanticismo en su haber. Tampoco son comunes entonces lo original los atrae fundamentalmente, les gusta experimentar, la innovación incluso en la cama, porque ni tabúes ni inhibiciones forman parte de su ser. Y además se dejan llevar, algo que también los seduce.

Piscis no separa emoción ni sensualidad, son románticos, tiernos y soñadores. Por ser muy perceptivos, la sensibilidad y las emociones tienen peso en la cama. La imaginación los puede y una pareja que los haga volar, sacarlo de la realidad, pero a la vez le brinde estabilidad será muy apreciada. La fantasía, pero con delicadeza, es lo suyo.

 

 

 

Te puede interesar