Fiestas ¡Los festejos moderados valen por dos!

No sólo porque esta actitud implica no arrebatarnos y comer o beber todo lo que se nos cruza, sino porque nos permite mantenernos sanos y en línea.

Como sabemos y vivimos a diario, si hablamos de “festejar”, hacemos alusión siempre a “brindar”. Un simple acto en el cual el alcohol en diversas formas aparece para compartir momentos únicos.

Según explica la doctora Virginia Busnelli (MN 110351), médica especialista en Nutrición y Directora Médica de CRENYF, “Con el alcohol se aconseja un consumo moderado que, sobre todo, no disminuya la capacidad para conducir vehículos y así evitar accidentes, lo cual es uno de los mayores riesgos de las Fiestas. Si bien la sensibilidad al alcohol depende de factores genéticos, del sexo (la mujer lo metaboliza diferente), la edad y la costumbre, beber de más sólo nos pone en riesgo a nosotros y a los demás”.

Por ello, la OMS (Organización Mundial  de la Salud) aconseja no superar al día las dos copas de vino o cerveza, en los hombres, y la mitad en mujeres dentro de lo que se considera un consumo moderado. Si esa dosis diaria se aumenta durante un periodo concreto (como época de fiestas) puede llegar a hacer daño en especial cuando se mezclan diferentes tipos de bebidas alcohólicas, y a veces se abusan las de mayor graduación.

 

Tips anti riesgos

- Beber con moderación y alternar con abundante agua

- Elegir Vino tinto o cerveza, de menos graduación alcohólica

- No mezclar diferentes bebidas alcohólicas

- Evitar beber con el estómago vacío. Mejor tomarlo durante la comidas o dejarlo para el momento del brindis.

- Ese día consumir más frutas y verduras.

 

¿Y durante la celebración?

“Si hay una mesa fría, se recomienda servirse una sola vez, priorizando la cantidad de ensaladas frescas en la mitad del plato y en menor medida, las que contienen ingredientes más calóricos como ser mayonesas, aderezos - entre otros. En caso de comer un asado, evitar achuras y embutidos

Finalmente, en caso que hubiera mesa dulce, no sería conveniente degustar todo. Más bien es preferible elegir entre el postre o la mesa dulce y comer solo una porción”, recalcó la nutricionista.

El secreto: Más allá de los cuidados que se pueden tener, siempre se va a comer un poco más que lo habitual. “Que una noche se coma diferente, no hace la diferencia. La cuestión está en saber retomar la rutina, respetando los horarios, tomar mucha agua y comer frutas y verduras ¿Un último consejo? evitar comer toda la semana, la comida que sobró”, concluyó la especialista.

Fuente: eikasia.com.ar (comunicación corporativa.

Te puede interesar