Los 5 mitos sexuales que limitan tu placer

Tener una idea cerrada respecto a cualquier tema, y más si se trata de sexo, sólo tenderá a  cohibirte y privarte de disfrutar sin culpas. Un Top five de prejuicios para desterrar. 

1. “El alcohol, es vital para  para encenderte y estimularte”


Si bien en una cantidad moderada no hace daño y nos desinhibe, no estimula el deseo hacia el otro, y en exceso puede llegar a hacerte perder la conciencia, o a no poder tener relaciones sexuales. Todo en su medida es fundamental. Si vas a preparar una noche apasionada

2. “Si él o ella, no desea tener relaciones, te engaña o no lo atraés”.

 


Un gran mito, sobre todo teniendo en cuenta que culturalmente el hombre siempre ha sido visto como alguien que debe sí o sí “estar dispuesto” a tener relaciones sexuales. Esto no es así, el estrés, el cansancio, las preocupaciones y o el simple hecho de no tener ganas en ese momento, hace a un hombre, o a una mujer alguien humano. 
Asumir un engaño o falta de deseo requerirían muchos más factores en el tiempo, para hablar con la pareja, y ver qué problema puede haber.

3. “Las mujeres que hablan y si expresan durante el sexo, no son bien vistas por sus parejas”.

 

Muy por el contrario cada integrante de la pareja, y en particular la mujer (por la visiones machistas) tiene el derecho a expresar su pasión como quiera durante el coito. A muchas parejas de hecho les resulta estimulante, y no hace menos mujer a ninguna que disfrute de cierto lenguaje abierto. Ser libres y desprejuiciados  para vivir la sexualidad responsable, es lo mejor que le puede pasar a una pareja.
 

4. “El hombre debe encargarse del placer de la mujer”

 


Una idea sexista que lejos de ser cierta no valora la necesidad de que tanto hombres como mujeres deben saber cómo complacerse mutuamente  y experimentar conjuntamente. Hacer “responsable” sólo a una parte habla de una idea egoísta y limitada del encuentro.
No debe de haber un líder por obligación, es un trabajo en equipo, de los dos.

5. “Las fantasías son para mujeres fáciles”


La  función de estimular, aumentar el deseo, y además hacer de los encuentros, algo más  placentero y divertido forman parte de las fantasías que pueden llevarse al cabo con el otro.
Que las mujeres manifiesten poder desarrollar sus fantasías al plano de lo concreto es algo necesario y enriquecedor siempre. El prejuicio de que una mujer es  fácil, por manifestar su fantasía, sólo desnuda una mirada machista y mezquina. Mientras la pareja quede de acuerdo en la manera en que le gusta vivir sus fantasías, de manera cuidada y responsable para ambos, el resto sólo se trata de prejuicios.

Te puede interesar