¿Miedo a volar?

5 consejos para superarlo y disfrutar del próximo viaje

No es un secreto para nadie que el miedo a volar existe, y afecta a todas las personas de diferentes maneras. Hay quienes prefieren evitar por completo volar y prefieren hacer viajes siempre por tierra sin importar lo largos que sean y hay otros que ya están acostumbradas y solo sienten algo de incomodidad durante una turbulencia.

De acuerdo a Thomas Allier, CEO del metabuscador de vuelos viajala.com.ar el miedo a volar o tener dudas sobre la seguridad de los vuelos es normal en todas las personas: “Muchos de nuestros usuarios nos hacen preguntas a través de nuestros canales de comunicación o por redes sociales acerca de la seguridad de los vuelos y de la confiabilidad de las aerolíneas, en especial después de que han ocurrido accidentes de aviación, ya que son bastante mediáticos y son muy impactantes. Para poder brindar una mejor respuesta a nuestros usuarios. quisimos conversar con varios pilotos comerciales y nos afirmaron que el miedo es simplemente un rasgo del ser humano. Estar a esa altura es un sentimiento que a todos nos impacta en algún momento, incluso a ellos, y aún más a los pasajeros que se ven en ciertas situaciones que puedan ocurrir durante un vuelo y que pueden ser atemorizantes si se desconocen” afirmó el creador de la start-up basada en Medellín.

Si es de las que se siente aterrada con la sola idea de pisar un avión, hoy le contamos 5 tips para que se sienta más segura y confiada la próxima vez que vuele a un destino.

 

1. Los pilotos son personal muy entrenado

Todos los pilotos deben tener un mínimo de horas de vuelo que varía dependiendo del país y de la empresa o aerolínea para la cual trabajan. Además de esto, las aerolíneas son estrictas en cuanto al entrenamiento que deben recibir, el cual es constante, y a las horas máximas que pueden estar en el aire, que son entre 8 y 9 horas diarias. También, hay un número de aterrizajes máximo que pueden hacer en un día, sin importar si se cumple en menos de las horas de vuelo permitidas.

 

2.  Las personas de una tripulación también cuidan su propia vida

Por el simple hecho de que este sea su trabajo y estén acostumbrados a hacerlo a diario, no quiere decir que los miembros de una tripulación (pilotos y auxiliares de vuelo) no velan por su propia seguridad. Ellos también son seres humanos con familia y no van a volar un avión sin tener la confianza de que todo está en orden. Además de tener plena certeza de que todo funciona en el avión, también deben tener la seguridad de que están en óptimas condiciones de salud para volar. Una simple gripe les afecta su labor, y nunca pueden tratar enfermedades por su propia cuenta. Los pilotos deben tener autorización para tomar ciertas medicinas y son revisados por un médico asignado por la empresa, quién les da autorización para volar. Además, las aerolíneas hacen pruebas aleatorias de alcoholemia y drogas a su personal y automedicarse puede afectar esos resultados. 

 

3. Desde los aeropuertos también se ocupan de un vuelo seguro

Desde que el pasajero llega al counter del aeropuerto, ya la aerolínea está tomando medidas para la seguridad del vuelo y de los pasajeros. El equipo en tierra hace todo lo necesario para evitar situaciones que puedan ser posiblemente riesgosas. Por ejemplo, la suma del peso del equipaje y los pasajeros es un dato fundamental para la tripulación y la seguridad del vuelo, así como la distribución que debe tener dicho peso en el avión. Así que la próxima vez que tenga inconvenientes con la aerolínea por exceso de equipaje, o le reasignen los asientos a usted y a varios pasajeros, piense en que son medidas por su bien, no por capricho de la empresa.

 

4. Muchos incidentes ocurren debido a los mismos pasajeros

¿No le ve sentido tener que subir su ventanilla durante el despegue o aterrizaje? ¿Cree que apagar el celular no sirve de nada, porque los aviones ya son muy seguros? Muchas circunstancias que ponen en riesgo la seguridad de un vuelo son ocasionadas por los mismos pasajeros. Las medidas de seguridad durante el despegue y aterrizaje son importantes en caso de una evacuación o una situación de emergencia y deben seguirse sin excepciones. Los celulares envían y reciben señales que pueden afectar partes del avión que son fundamentales para la navegación. El uso del cinturón cuando esté sentado es importante, ya que durante una turbulencia usted puede “saltar” de su asiento y golpearse. Así que tomar un vuelo realmente no es algo peligroso, desacatar las normas, si.

 

5. Los aviones están muy bien diseñados

Si su mayor temor a tomar un avión es debido a las turbulencias, recuerde que estas generalmente no representan mayor riesgo en un vuelo. De acuerdo a las estadísticas, la mayoría de accidentes han ocurrido durante el aterrizaje y despegue, es por esto que son los momentos durante un vuelo en los cuales se toman más medidas de seguridad por parte de la tripulación y de los pasajeros. Que exista turbulencia durante un vuelo es completamente normal, como cuando en un viaje en carretera, hay algunos desniveles en la vía y usted los siente en el auto. Tenga presente que los aviones están muy bien diseñados para seguir volando hasta en las turbulencias más severas. Son máquinas que cuentan con los más altos estándares de fabricación e ingeniería y están hechos para soportar situaciones muy adversas. Algunas aerolíneas están tan comprometidas con demostrar la seguridad de los aviones y sus procesos a los pasajeros, que incluso ofrecen cursos para ayudarles a combatir su miedo a volar.

 

 

 

 

Te puede interesar