Parejas: crónica de un final anunciado

Algunos signos a tener en cuenta para saber si tu relación no va por buen camino.

Idas y vueltas, más desacuerdos que compatibilidades, uno pone todo en la relación mientras otro exige, sentir que hay que hacer sacrificios por el otro, problemas como estos se multiplican en parejas cuyo vínculo está en constante discusión. ¿Un final anunciado? Aquí algunos ítems para que evalúes en qué situación te encontrás con tu amado/a.

 

“Yo lo/la voy a cambiar”. Una pretensión absurda, ¿te enamoraste de alguien que es de una manera  y ahora intentan cambiarse? Es cierto que todos cambiamos a lo largo del tiempo por diversos factores, porque creemos por ejemplo y vamos modificando patrones de pensamiento y conducta, pero no porque alguien nos fuerce a ello. Si en estos días pensás que tu pareja sería perfecta si no hiciera tal o cual cosa que es un rasgo de su personalidad, seguramente esta persona no te hace muy feliz. Atenta. Es obvio que nadie coincide en todo con el otro, pero eso no quiere decir ignorar quién es él o ella, y seguir adelante es perjudicial.

 

Hacemos planes juntos por obligación. Armar programas para hacer cosas juntos es lo más sano en una relación, pero no está bueno cuando consideramos “tengo que acompañarlo porque no me queda otra”, aquí no hay diversión ni se comparte nada.

Esas pequeñas cosas. Por lo general las pequeñas cosas son las que alimentan el día a día. Pero qué sucede cuando te molestan. Por ejemplo te va a buscar al trabajo con short, estallás, sin darte cuenta que viene de entrenar. Siempre lo considerás inadecuado, ¿será que no es el adecuado para vos?

 

Discutir es sano, pero pelear todo el tiempo… Poner los problemas en discusión es la mejor forma de tener las cosas claras entre ambos, sin embargo cuando esto pasa a gritos o a amenazas de que todo acabó,  y se reitera cada día, las cosas no van bien, no es sano para nadie.

 

Sacrificios por amor. El amor no duele, el amor no debe ser un sacrificio desde ningún punto de vista. Si para estar con tu pareja debés dejar de ser vos misma, o dejás de decir lo que pensás y hacer lo que deseás, no debés estar con esa persona. Escuchate, priorizate.

 

Los fantasmas de los otros. Ver a otro atractivo, es normal, somos humanos. Comenzar a desear estar con otras personas, fantasear con un colega, verte en diversa situaciones con esos otros, como un anhelo de estar mejor, marca que algo pasa con tu relación. Y los ex… fantasmas que si aparecen en tu mente, también dicen que lo que hoy tenés quizá no es lo que pensás.

 

Salir con las chicas es mejor que salir con tu pareja. Más diversión, más libertad, la posibilidad de ser vos misma la encontrás con amigas, pues un signo de que tu relación es una farsa.

 

Sexo, una obligación más. Si las relaciones íntimas pasan a ser un “deber” de la pareja, todo está mal, no te engañes. La rutina existe y empaña las relaciones pero hay formas de encender la pasión. Pero si no tenés ganas y lo tomás como obligación, retirate.

 

Sin motivación. Cuando ya no te preocupa cómo te ve él o ella, cuando no te arreglás o no tenés un gesto especial hacia esa persona, porque no tenés ganas, porque no te interesa… pues bien, no te interesa, tomá cartas en el asunto.

Te puede interesar