¿Qué es el sexdiet? una curiosa "prescripción" para bajar de peso

Se ha transformado en una especie de tendencia la de involucrar a las relaciones sexuales como parte de una rutina que sirve para reforzar la dieta. Aquí, cómo funciona esto.

Existe una práctica que ayuda a bajar de peso y no es sólo dejar de comer, sino aumentar las relaciones sexuales.

Adelgazar representa un verdadero dolor de cabeza. Varios son los que prometen: “el lunes arranco”, y luego ven frustrada la intención al enfrentarse a su plato preferido, al que no pueden ni saben cómo resistir. 

Entonces caen en el barranco del “no poder” hacer real su deseo de ser estrictos en su práctica y así lograr bajar esos kilitos de más que les quita el sueño. 

 

 

Bajar de peso no sólo es una acción saludable sino también estética. Esto se hace evidente en los gimnasios, por ejemplo, donde muchas personas se encuentran ahí para verse mejor, gustarse más o, tal vez, gustar a los demás. El mirarse al espejo se transforma en una constante y lleva a que, algunos, estén “más o menos” satisfechos con su cuerpo; y otros renieguen de “flotadores”, “piernas gordas”, “caderas anchas”, “panza gelatinosa”, “brazos flácidos” y demás detalles que buscamos obsesivamente para justificar la crítica a nuestro “templo natural”, el cuerpo.  

Pero a las dietas excesivas, los ayunos desesperantes, las comidas “insípidas” y las largas jornadas en el gym ahora se suma una práctica que garantiza perder: ¡hasta 10 kilos! Sí, leíste bien, 10 kilos.

 

 

Se trata de una buena forma de bajar de peso en pareja que se denomina “Sexdiet”, que no es más ni menos que jornadas de sexo intenso. 

Según Fabián Delgado, entrenador físico, “se realizan muchos ejercicios que permiten quemar calorías y logran mayor resistencia física”.  

Esta nueva práctica se transformó en una motivación para mantener relaciones en pareja con más frecuencia.

 

 

Todo comenzó con la experiencia de una estadounidense, que aseguró haber perdido 10 kilos con 29 ejercicios sexuales.

Luego Kerry McCloskey -tal el nombre de la “pionera”- escribió un libro en el que afirma que el acto sexual quema entre 150 y 350 calorías (así como el besarse, hasta unas 200). 

El descubrimiento de Kerry se debe a su insistencia por adelgazar. Luego de haber probado cientos de dietas y alternativas sin obtener el resultado deseado, intentó con su pareja tener relaciones sexuales con más intensidad; alcanzando así su objetivo. 

Lo cierto es que el acto sexual provoca bienestar y colabora a bajar de peso porque de alguna manera “alivia” las tensiones que provocarían el comer con frecuencia. 

Según profesionales, el mantener relaciones no es una dieta en el sentido estricto de la palabra, pero sí colabora en el gasto de calorías. 

 

 

Se estima que al mantener relaciones se trabajan muchos grupos musculares, “el corazón se acelera, la respiración se agita y producimos más cantidad aquellas hormonas que generan placer”, agrega Delgado. 

Pero la calidad del sexo también es un factor determinante ya que mientras más prolongado sea el acto, más besos se intercambien y más posiciones se prueben, más calorías se quemarán. 

Asimismo Analía Benítez (psicóloga) sostiene que el acto sexual tiene muchos beneficios para la salud ya que “colabora con la autoestima, disminuye la depresión y mejora la calidad del descanso”.

A esto se suma que mejora las defensas y reduce las posibilidades de ataques cardíacos. Pero, para tomarlo como una alternativa adelgazante, habría que practicarlo muchas veces al día: al menos tres. 

Cabe destacar que quizás el tener sexo no sea el motivo por el cual se podría bajar de peso, sino que el mantener relaciones con frecuencia despierta en las personas una mejor actitud para enfrentar las dietas -acompañadas siempre por un profesional de la salud-. O sea que genera optimismo y seguridad para cumplir al pie de la letra las indicaciones del facultativo. 

 

 

La dieta del sexo, como también se la denomina, se ha transformado en una de las mejores maneras de adelgazar y es que esta práctica bajo las sábanas puede “gastar las mismas calorías que al trotar unos tres kilómetros”, añade Delgado. La especialista agrega que esta tendencia tiene que ser acompañada profesionalmente con cambios en la alimentación y ejercicios de “otra índole”. 

Si bien muchos sienten que adelgazar es “una tortura”, estos ejercicios de placer también tienen que ir acompañados por el deseo, si no los resultados no serán los esperados. “Es importante que toda práctica sexual esté acompañada no sólo del consentimiento de las partes, sino del deseo de querer estar juntos. Esto aumenta los niveles de disfrute y por ende la intensidad del acto”, dice la psicóloga. 

Lo cierto es que no solo adelgaza y tonifica el cuerpo, sino que la dieta del sexo también genera una nueva “etapa” en la vida en pareja: mayor intimidad, más deseo y confianza. 

Además estimula el sistema inmune, colabora en la salud de la piel y el cabello, mejora la autoestima y el amor propio. Pero, para obtener los resultados deseados es importante tener en cuenta cuatro factores: sesiones de placer prolongadas, intercambio de besos y caricias, probar diversas posiciones y, sobre todo, respeto y cariño entre los que lo practican. / Victoria Navicelli - Especial para ADN Mujer

Te puede interesar