¿Qué es el "yoga del sonido"?

La especialista Maytilli Devi nos habla de esta terapia, de la que brindará un curso

A muchos el término “yoga” los remite a una serie de ejercicios diarios destinados a mejorar distintos aspectos de su vida: perder peso, mejorar la postura y la flexibilidad del cuerpo, aquietar la mente, y demás.

Pero el yoga es algo más que la concreción de estos objetivos. Es un estilo de vida milenario, una doctrina a la que muchos han dedicado años de investigación y preparación.

Una de esas personas es Maytilli Devi.  Una italiana que a los 17 años –mientras se encontraba en la universidad– sintió “el llamado”; la sensación de que debía dedicar su vida a “la comprensión de la profunda interconexión entre las dimensiones física, energética y psíquica”.

Desde que ingresó al mundo del yoga no salió más. Y así, a los 21 años dejó atrás su formación en Italia para emprender un viaje a la India junto a un grupo de personas con los que compartía los mismos horizontes espirituales. 

“Ese fue la formación más potente por la que pasé. Y también el momento más feliz de mi vida”, dice Devi.

Finalizado ese viaje, realizó un internado en un monasterio durante ocho años. “Para poder vivir esa intensa experiencia renuncié a varias cosas”, comenta Devi y agrega que al pasar ese tiempo decidió instalarse en Argentina.

Aquí colaboró con un grupo en la creación de una Asociación Nacional (Aroué) que la nombró en el año 1994 delegada por Mendoza, cargo que ocupó hasta el 2005.

“Después de dejar mi cargo abrí la Asociación Sophia, que se traduce en un autoconocimiento más acorde a mi maduración”. 

Devi co-dirige Asociación Sophia, un institución donde se dictan cursos regulares de Yoga, Tai Chi, cursos de formación para docentes de Yoga y “Yoga del Sonido”.

–Este último curso, ¿qué es?

–Es un método que investiga el poder transformador de la voz y del sonido. Me gusta llamarlo “Nada Brahman”: un término que se usa en un texto antiguo de la India y que significa del cosmos o mundo del sonido. No hace referencia a una vibración caótica, sino que se basa en sonidos más potentes con respecto a modificaciones a nivel celular, emocional y mental (se usan sonidos de cuencos tibetanos, de cuarzo y gong).

–¿Qué se puede lograr a través de esta práctica?

–Es una experiencia que nos ayuda a descubrir que la voz es la forma más potente de generar sonido. Y que esa sonoridad posee determinadas cualidades que pueden tener un efecto sanador y terapéutico muy fuerte.  Por eso he ido buscando e integrando técnicas de uso de la voz que la saquen del rango exclusivo del habla.

 –¿Con qué propósito?

–El habla se fija en muy pocos tonos, queda muy encerrada en un espacio sonoro que le impide desarrollar todo su potencial: hacia arriba o abajo, hacia los agudos o los graves.

–¿En qué casos se puede ver?

–Sucede con las personas en estado depresivo, por ejemplo. Suelen hablar en un rango grave y de pocos tonos. Entonces, al salir de esa norma y llegar a aquellos a los que no acostumbra, se produce una incoporación de brillo, luz y dinámica en su propio campo.

–¿Por qué sucede esto?

–La voz encarna un aspecto energético de nuestro cuerpo, algo que todos los animales poseen. Pero nosotros tenemos la capacidad de organizar el sonido en algo inteligible y que tenga sentido.

Hay estudios que observan como determinados ejercicios o estímulos vocales generan una mejoría en el campo de la energía y que se exteriorizan en el cambio del estado emocional: más alegría y serenidad.

El trabajo de la voz

Devi comenta que para poder realizar “Yoga del sonido” es necesario sacar la voz de la “prisión” a la que la hemos ceñido con el habla. De este modo, se utilizan sonidos vocálicos para poder descubrir todo su potencial , ya que no sólo es patrimonio exclusivo de la garganta. 

“Son ejercicios que nos ayudan a observar todo el involucramiento de nuestro cuerpo en la emisión de la voz.”, añade. 

–¿Cuáles son los principales beneficios?

–La potenciación de los patrones espontáneos de respiración, mayor potencial vocal y mejor manejo del estrés. Ayuda a liberar capas de dolor y pena -generalmente, inconscientes -de origen traumático, causada por enfermedades o desequilibrios emocionales. Aumenta las endorfinas (hormonas del bienestar) y auspicia estados meditativos que permiten el despertar de la conciencia espiritual del ser.

–¿Se lo puede etiquetar como “meditación”?

–Es el estado de silencio que lo antecede; el momento en el que realmente nos dirigimos a una fase de calma interior, pero despiertos. No es dormirse o perder la conciencia. 

–¿Qué ejercicios se usan durante la práctica?

–Se busca la combinación de ejercicios físicos, respiratorios y vocálicos. Yo utilizo como patrón el sistema de Chakras (centros de energía que son constituyentes y que van transformando la energía en materia). 

–¿Quiénes pueden participar de los encuentros?

–Cualquier persona debido a que no es necesario que posean ninguna experiencia anterior. Los cursos están dirigidos a profesionales que utilizan la voz (docentes, artistas, locutores, etc.) investigadores espirituales y todos aquellos interesados en explorar sus potencialidades.

Te puede interesar