Qué tipo de crema usar según tu piel y tu edad

En esta época en que el invierno se acerca, cuidar el cutis es imprescindible. Aquí, una guía sobre todo lo que tenés que saber para elegir la mejor crema para vos.

El paso del tiempo es inevitable en el cuerpo y en la piel. Tener un cutis sano y terso es un signo de vitalidad y bienestar, sobre todo para las mujeres. 

Los agentes externos, la mala alimentación, el consumo de cigarrillo o el estrés son factores que inciden directamente sobre la piel. 

En la actualidad existen numerosos  productos que tienen activos que ayudan a limitar el paso del tiempo. Todo dependerá de elegir la crema indicada, de acuerdo a cada tipo de piel y edad.

 

 

365 días de cuidado

Un punto central antes de pensar en un tratamiento “antiedad” es la protección de los rayos solares.

“Como principio hay que usar protector solar, desde siempre. Ese es el mejor antiage que existe. Hay una variedad en cremas, geles, emulsión, todos son válidos. Los protectores solares contienen UVB y UVA, y son dos factores de protección fundamentales”, explica la cosmiatra Montserrat Giménez.

¿Cuándo y cómo empezar con el plan antiedad?

Cumplir los 30 años se convierte en el momento para comenzar con un cuidado paliativo para el paso del tiempo.

En esta etapa, los productos más convenientes para usar son los más livianos en consistencia y su composición química. 

 

 

“A partir de los 30 años se pueden empezar a usar principios activos antiage. Se usan sólo emulsiones o geles que tengan esos principios. Cuando hablamos de principios activos nos referimos a los retinoles. Este componente inhibe la inflamación que se puede producir por factores del medio ambiente. Pueden controlar la pigmentación postinflamatoria también. Tienen urea y ácido hialurónico”, apunta la especialista. 

 

“Las cremas antiage colaboran en la eliminación de las manchas, ayudan al pigmento, a que la piel esté más homogénea, más firme”.

En cuanto a los agentes externos que perjudican la salud del cutis, el clima seco de nuestra provincia es un enemigo inevitable para retener la humedad necesaria en nuestra dermis.

“Tenemos un clima seco, y la poca humedad hace que la piel se inflame también por ese efecto. Si a eso le sumamos el poco cuidado, tenemos más agentes inflamatorios para nuestra piel”, dice Giménez.

En rasgos generales, los productos antiedad están pensados para mantener la firmeza de la piel, la humectación, entre otras acciones principales.

“Las cremas antiage colaboran en la eliminación de las manchas, ayudan al pigmento, a que la piel esté más homogénea, más firme y tenga mayor capacidad de absorción de los principios activos”, explica la especialista.

 

 

El ácido hialurónico, un aliado 

Uno de los elementos en boga en la actualidad en los tratamientos antiedad, es el ácido hialurónico. Es uno de los principales componentes de nuestra matriz extracelular y también tiene un papel importante en la retención de humedad. Sin embargo, a medida que envejecemos, la producción natural de ácido hialurónico disminuye. 

“El ácido hialurónico es uno de los principales componentes de las cremas antiedad y ayuda a contener el agua que tenemos dentro de la piel, tiene una propiedad higroscópica”, detalla la cosmiatra.

 

 

Fortalecer la piel madura

Las cuatro décadas marcan una etapa de madurez orgánica y la piel no es ajena. Por eso la profesional recomienda aumentar el plan de belleza y prestarle más atención al uso de cosméticos y cremas específicas: “A partir de los 40 años hay que reforzar el uso de cremas antiage y usar crema de día, de noche, protector solar, contorno de ojos y cremas específicas para cada área”.

En este sentido, en el mercado podemos encontrar una variedad importante de marcas y productos. Es conveniente elegir una crema de algún laboratorio prestigioso y conocido para el cuidado del cutis del rostro. 

 

“Si buscamos una crema en el mercado, sin receta médica  o indicación de ningún cosmiatra, tienen que tener retinol y algún ácido en porcentaje bajo. Lo que no se puede obviar es su correcto uso”, advierte.

A mayor edad, varían la acción y los componentes de cada crema. 

“Las cremas de uso nocturno generalmente tienen ácidos a porcentajes bajos y tienen retinol. En cambio las diurnas casi todas contienen protector solar, ácido hialurónico, hamamelis, aloe vera, malva, todos componentes que tienen propiedades descongestivas. Sobre todo para nuestro clima seco ayudan mucho”, sostiene la especialista. 

 

 

Algunos tratamientos específicos 

Una de las zonas más sensibles, y donde el paso del tiempo se nota, es en los párpados. La piel en esta zona es la más fina de nuestro cuerpo, por eso requiere un cuidado especial.

“Los tratamientos para el contorno de ojos se indican a partir de los 25 a 30 años. En general tienen los mismos principios activos que el resto de las cremas antiarrugas, solo que varía su textura y el vehículo. Tienen moléculas muy pequeñas que actúan mejor en esa zona”, culmina la cosmiatra. 

Te puede interesar