¿Querés bajar de peso y tener estado? ¡Corré con frío!

Realizar cualquier deporte al aire libre cuando las temperaturas son bajas puede tener más beneficios de los que crees.

Sí lo sabemos. Levantarse a correr o trotar cuando las temperaturas te incitan a seguir durmiendo, no parece ser un consejo muy sencillo de hacer.
Sin embargo, si  tenés en cuenta los beneficios que supone, quizá te den más ganas de calzarte las zapatillas y salir al ruedo ¿De qué beneficios hablamos? mejora la capacidad física, la resistencia y la fuerza de los músculos, además por supuesto de quemar más calorías.

 

 

Según explicitan muchos profesionales “al practicar una actividad al aire libre con bajas temperaturas el cuerpo tiene que hacer un esfuerzo extra para evitar la hipotermia. Entonces nuestro organismo debe generar calor para evitar que nuestra temperatura corporal descienda, lo que implica un mayor flujo de sangre hacia la piel, y una mayor pérdida de energía.

 


Y es a partir de una temperatura por debajo de los 10 grados, en que se produce un mayor gasto calórico, quemando más calorías con temperaturas de frío extremo (0 grados o menos) que es más o menos cuando empezamos a temblar. Estudios de diferentes maratones a lo largo de los últimos años, demostraron que la temperatura ideal para correr el maratón está por debajo de los 5 grados.

 

 

Los estudios demuestran que en el momento en el que empezamos a tiritar de frío se puede producir un gasto calórico adicional de 100 kilo calorías cada 15 minutos. A través de la acción muscular de temblar, el cuerpo es capaz de generar más calor y, además, los músculos segregan la hormona irisina, que estimula la producción de calor de las células de grasa, blancas y marrones, almacenadas en nuestro cuerpo. 

Por eso, cuando temblamos nuestros músculos no sólo queman más calorías través del glucógeno muscular (hidratos de carbono), sino que también utiliza las reservas de grasa para obtener ese calor. 
¿Algo más? Sí además de gastar más calorías, entrenar  al aire libre potencia el sistema inmunológico. 

 

Tips para  el ejercicio al aire libre

La indumentaria. Usar mucha ropa puede resultar contraproducente ya que puede hacer aumentar demasiado nuestra temperatura corporal. Tenemos que tener en cuenta que no vamos a sentir el mismo frío al empezar que cuando nuestro cuerpo lleve cinco minutos de entrenamiento. 

 

 

- Agua siempre. Pero no sólo cuando estemos en verano, también es esencial mantenerse bien hidratado en invierno. El esfuerzo extra genera una importante pérdida de agua que se debe compensar.

- Hipotermia. Hay que prestar especial atención a los mareos, la falta de coordinación o los problemas al hablar para restituir el cuerpo a una temperatura normal antes de sufrir peores consecuencias.

Te puede interesar