Sexualidad: Lo que desconocés acerca del orgasmo y autosatisfacción

Mitos y prejuicios atentan contra la verdad del tema, generando supuestos.

Como cada cosa en la vida, y más si tienen que ver con la intimidad sexual (ya sea por tabúes o desconocimiento) se asientan en el imaginario colectivo "verdades" determinadas que no son tal.

Así sucede acerca del orgasmo y la masturbación femenina. Según apunta en publicaciones la reconocida sexóloga norteamericana Betty Dodson: "un orgasmo es un orgasmo". Vale decir que la mecánica no varía, más allá  del camino que se tome para llegar hasta él (vaginal, clitoridiano, mezclado) pero sí hay caminos que con mayor seguridad pueden decantar a experimentar y disfrutarlo del todo.

Lejos de lo que se piensa el orgasmo vaginal,  realmente no es tan común como muchos piensan. Las estadísticas indican que sólo un 25% de las mujeres logran excitarse al punto de orgasmo a través de este tipo de estimulación solamente. En este sentido las películas eróticas ponderan y proyectan una situación más ficticia que real.

Si pensamos en la vagina,  en sí misma no tiene tejidos que reaccionen a la estimulación erótica. De hecho su área más sensible es la correspondiente al punto G, sitio en donde se ubica el clítoris interno, y es la estimulación del mismo la que produce sensaciones vaginales más intensas, por estimulación indirecta.

En este sentido añadir caricias directas al clítoris durante la penetración vaginal, de manera simultánea es  más que suficiente para autogenerarte un orgasmo seguro, o que lo haga tu pareja. 

Te puede interesar