¡Tu cuerpo en forma!: algunos consejos para tu vida diaria

No solamente el gimnasio es una forma de mantener la salud, belleza y vitalidad de tu cuerpo. Hay otros hábitos de la vida diaria que suman, ¡y mucho!, a tu bienestar integral.

La cotidianidad nos hace enfrentar cada día más exigencias en todo sentido. Es allí en donde el tiempo para el ocio o realizar actividad física parece escurrirse literalmente de entre los dedos.

Algunos encuentran “huecos” (en el break laboral, muy temprano por la mañana o muy tarde) en los cuales intentan cuidar su salud, asistiendo a gimnasios, saliendo a trotar, o sumándose a actividades de múltiple rendimiento. Sin embargo, tal desgaste no es para todos... ¿Cómo hacer?

Según explica Rodrigo Flores, profesor de Educación Física: “La idea es mostrar que el movimiento se puede realizar en cualquier ámbito y lo importante es la actitud.

De lo contrario, siempre tendremos una excusa de la cual valernos”.

 

 

Sin duda alguna las mejores actividades son las que se realizan al aire libre, y en nuestra provincia se acerca la época más linda del año. “No es secreto que el ejercicio libera endorfinas, las cuales generan un estado de bienestar cuando terminás de realizarlo”, apunta el profesional. “Y es justamente eso lo que nos mantiene de regreso a él, sesión tras sesión, para después buscar superarnos día a día. En otras palabras, si querés empezar a mejorar tu cuerpo y elevar tu buen humor esta temporada otoño - invierno, es necesario moverse. Y esto no sólo implica asistir a un gimnasio, sino, y sobre todo, cambiar hábitos”.

-¿Qué actividades sugerís en este sentido?

- ¡Muchas! Andar en bicicleta. Pensemos que para disfrutar está actividad no es necesario tener una MTB de última generación, simplemente una bicicleta que se adapte a nuestra estatura  basta y sobra para realizar paseos en familia o con amigos. Mendoza cuenta con ciclovías y parques con escenarios únicos en otoño. En lugar de verlo como algo utópico. 

Y hay más, algunas jamás se nos hubieran ocurrido.

 

 

- Jardinería para toda edad (sobre todo en adultos mayores): con la resiembra otoñal, juntar las hojas y preparar el jardín para el cambio de estación se puede transformar en una actividad física óptima para los fines de semana. Así el cuerpo en pausa, se pone en contacto con la naturaleza y las personas que por diversas causas no pueden hacer ejercicio, se ponen en movimiento.

- Caminatas: adecuadas a nuestra condición física. La temperatura nos permite disfrutar del sol y la naturaleza, contamos con reservas, parques y por supuesto nuestro pedemonte para realizar diferentes actividades de trekking, por ejemplo.

 

 

- Camping: un excelente plan es acampar o pasar el día en contacto con la naturaleza, permutar el sillón del living por una fogata al aire libre puede ser una gran opción para nuestra salud.

- Turismo aventura: animarse al rafting, tirolesas, cabalgatas incluso clases de escalada pueden ser opciones para los más avezados.

- Patinar: un clásico del parque General San Martín que puede realizarse sobre cualquier asfalto o ciclovía, rollers o cuatro ruedas, en tabla o monopatín. La opción de deslizamiento es una práctica divertida y efectiva a la vez.

 

El movimiento se puede realizar en cualquier ámbito y lo importante es la actitud. De lo contrario, siempre tendremos una excusa de la cual valernos".

- ¿Y puertas para adentro?

-Si la temperatura baja demasiado y no podés, o simplemente no querés salir de tu casa, usar el día como una oportunidad para limpiar por ejemplo el placard, es algo que sirve. Pensemos que algo tan hogareño implica subir y bajar cosas, hacer cierto esfuerzo en donde entran todos los músculos, brazos y piernas en movimiento. Como sabe cualquier persona que se pasa horas hurgando y limpiando su ropa vieja, pone a latir tu corazón y está haciendo una actividad. Como extra, se puede hacer espacio en el armario y tal vez realizar una donación que eso también contribuye a la salud de todos.

 

 

- ¿Qué hábitos aplicar desde casa o la oficina?

-Ir a trabajar en bicicleta. Cada vez más personas optan por este medio de transporte porque resulta sano, se ejercitan, y es menos costoso y estresante que irrumpir en el centro con el auto, los bocinazos y el frenesí citadino.

Si se viaja en colectivo, bajarnos al menos 5 cuadras antes. Algo tan básico puede empezar a generar un excelente hábito sumando cada vez más cuadras, y por lo tanto desarrollando una buena opción para la salud cardiovascular, y mantener estado. Igual en caso de ir en auto, dejarlo lejos para caminar al microcentro.

Otra alternativa son las escaleras en lugar del ascensor. Nos sacan de la inercia de estar sentados sin más, activa la circulación, y le ofrecemos al corazón un esfuerzo que no debe subestimarse.

 

GAP vs. subir las escaleras

Según apunta el sitio web correryfitness “La actividad de GAP (glúteos, abdomen y piernas) trata de una serie de ejercicios para fortalecer esas tres partes del cuerpo: sentadillas, abdominales o movimientos para tonificar las piernas. Está muy de moda en los gimnasios y a menudo sus ejercicios también se practican junto a otras actividades como body pump o aerobic. 

 

 

Lo que seguramente no te habías planteado es que subiendo escaleras estás aunando todos estos ejercicios ¿Por qué? Porque en cada tramo de escaleras trabajás los músculos de las piernas, los gemelos se fortalecen y nuestra resistencia va siendo mayor.

Simplemente con realizar durante un mes el ejercicio de poner un pie en cada peldaño, los glúteos se endurecerán como si estuvieras haciendo sentadillas pero en movimiento, tu cintura estará más definida a medida que pasen los días y lo mismo ocurrirá con la indeseada pancita”.

 

Beneficios extras:

1. Mejora la celulitis, una enfermedad del tejido subcutáneo que afecta, en particular, a un 99% de las mujeres en mayor o menor medida. Un problema estético difícil de corregir una vez que aparece. “En este caso si se suben escaleras siempre como hábito diario se conseguirá quemar calorías, y, gracias a eso, las células grasas del tejido comenzarán a desaparecer reduciendo la también conocida piel de naranja que tanto distorsiona piernas y abdomen”, apunta el sitio.

2. Piernas, glúteos y salud de hierro. Subir escaleras es un ejercicio aeróbico y aparte de notar que tu cuerpo cambiará si lo hacés con regularidad, también mejorará tu salud cardiovascular. ¿Cómo? Según este sitio “se ha demostrado que este tipo de actividad física consigue reducir el colesterol y la presión arterial, ayudando así a prevenir enfermedades del corazón. Por otro lado, la capacidad pulmonar también mejora”. 

3.- ¿Subir o bajar? ¿Es igual de bueno? Buenas noticias: “Lo mejor es combinar los dos ejercicios; cuando se sube, los gemelos, glúteos y cuádriceps se fortalecen y al descender el trabajo lo hacen sólo los cuádriceps, pero tienen que aguantar todo el peso del cuerpo así que se quema grasa igual. Hay que tener especial cuidado cuando vayas a bajar escaleras si tenés problemas en las rodillas, estos huesos trabajan constantemente en este ejercicio y si se tiene alguna dolencia puede ser más perjudicial que beneficioso”./Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Te puede interesar