Tu viejo estar, renovado y chic!

En momentos especiales y de reunión, la sala de estar junto con el comedor son los protagonistas indiscutidos de una casa. Podés lograr que mejore sin disponer de tanto presupuesto siguiendo algunos consejos muy prácticos.

El color, la luz, la distribución, los muebles y textiles son tus aliados para favorecer la estancia, convirtiéndola en confortable, cálida y luminosa. Si además contás con un entorno natural adyacente que potencie todas estas cualidades, mejor!.

En cuanto a color, las opciones son infinitas ya que las superficies a pintar son muy amplias, convirtiéndose así en protagonistas absolutas. Además el color tiene la capacidad de transformar un espacio en algo más o menos amplio; cálido o frío; luminoso u oscuro. Es sabido que los tonos claros amplían y los oscuros empequeñecen. Siempre existe el recurso de resaltar una pared con un tono más intenso en la misma gama más suaves.

 

Una buena iluminación es fundamental y aún más en la sala, el espacio para la reunión en la casa. Como premisa, siempre tendremos luces generales de acceso al espacio y luces localizadas en las zonas donde se desarrollen las actividades. Las más adecuadas son las luces indirectas, que son las que ocasionan menos molestias, ya que abusar de focos empotrados en el techo perjudicaría la calidez del ambiente.

Se pueden conseguir efectos agradables con lámparas de pie, de lectura y de mesa que iluminen en varias direcciones y si es posible graduar su intensidad, genial. Eso sí: la luz en lo posible que sea cálida. Elegí lámparas y accesorios de iluminación que combinen con tu ambiente en tamaño y estilo.

 

La distribución del equipamiento es muy importante ya que puede contribuir a que tu espacio se vea pequeño o grande. Se comienza por distribuir las piezas grandes, teniendo en cuenta la ubicación de radiadores y ventanas. En el caso de colocar sillones contra ventanas, es importarte tratar de separarlos por lo menos 70 cm de éstas.

El sofá y los sillones es conveniente elegirlos de respaldo bajo y orientarlos hacia las aberturas, así disfrutarán de las vistas al exterior. Dentro de la sala también puedes crear un pequeño rincón de lectura, sólo necesitarás  un sillón cómodo y una buena luz. Si teneé un antiguo escritorio que heredaste podés darle uso incorporando una zona de trabajo o estudio agregándole una silla con ruedas.

 

En relación al mobiliario, existen muebles que cumplen doble función tales como vitrinas, cómodas, baúles y pufs que hará que tu sala se vea ordenada y cuentes con más asientos. Los pufs son un buen ejemplo: son reposapiés, asientos, mesas de apoyo y en algunos casos cuentan también con lugar de guardado. Los baúles son una buena alternativa a las mesas de centro. En el mismo espacio combinan lugar de guardado y de apoyo. Puedes dar una nota de estilo y color con un viejo mueble-alacena recuperado con efecto de pintura "lavada" o "envejecida"que siguen estando de moda.

 

Para coordinar las telas con sus diferentes texturas y estampados con éxito la fórmula segura es dar notas de color sobre una base de tonos "neutros". Los colores neutros como el blanco roto o el beige son los más adecuados para superficies grandes como cortinas y sillones porque son serenos, combinan con todo y no producen cansancio. Lo práctico para los sillones es utilizar fundas en telas lavables. Cabe mencionar que la "vedette" de esta temporada es el terciopelo, que puede utilizarse en mantas o almohadones.

 

Arq. Adriana Guillén de Pérsico

 

Te puede interesar