Una casa armoniosa

Hoy compartiremos algunas características generales que le otorgan a la vivienda y al sitio en el que está ubicada, una valoración y una condición positivas.

Para mejorar el Feng Shui de una casa, debemos atender una serie de factores intervinientes que demandarían un largo y detallado estudio, que es indispensable lo realice un profesional experto en la materia. Por lo pronto, compartiremos algunas características generales que resultan sencillas de comprender y en varios casos, de aplicar:

- Toda casa debe contar con una buena protección en su espalda. Esto se refiere a tener una casa o edificio más altos en la parte posterior, o bien un grupo de árboles altos y frondosos, o algún otro elemento natural que le provea respaldo suficiente.

- Es recomendable que la casa tenga un espacio abierto adelante. Un patio delantero, un parque o una plaza frente a la vivienda. Imaginemos que estamos sentados en un sillón, con un buen respaldo en la espalda y adelante espacio abierto para estirar las piernas.

- A los lados debe haber estructuras protectoras. Árboles u otras viviendas un poco más altas.

- El camino interno que va hacia la casa. Es preferible que sea curvo y sinuoso, antes que una línea recta. No debe haber objetos que obstaculicen este camino interno, ya que esto bloquea la energía nutriente. Esto puede significar obstáculos en todas las empresas que emprendamos.

- La puerta de entrada. Debe estar bien cuidada, ya que es la cara de nuestro hogar. Debe estar visible, mantenerla bien pintada o barnizada, con sus manijas y bronces brillantes, un par de plantas a cada lado que la realcen, un bonito felpudo, en fin, un lugar que de la bienvenida. Dice una leyenda china que si tu puerta principal está descuidada, los dioses de la fortuna y la buena suerte pasarán de largo!.

 

- Preferiblemente la casa debe tener una forma cuadrada o regular, sólida y estable. Deben evitarse las formas de L o H o formas irregulares en el plano de la casa.

- Un hall o vestíbulo oscuro y depresivo impide la entrada del Chi. La entrada debe estar iluminada y con objetos confortables y gratificantes que den una bienvenida acogedora.

- Un espacio recargado de muebles y objetos interrumpe el flujo armonioso del Chi (energía vital o nutriente).

- Si la casa tiene habitaciones a distintos niveles. El comedor debe estar más alto que cualquier sala y los dormitorios en un nivel más alto que el resto de las habitaciones.

- En el caso de que la casa tenga varias plantas. La puerta principal, la cama, la mesa del comedor y las mesas de trabajo no deben estar en la vertical de ningún sanitario o cañería de cloacas.

- Hay que observar con detenimiento el lugar donde se encuentra la casa. Cuando la tierra es fértil y vemos árboles frondosos, césped verde y un jardín que florece, eso es un buen signo de vitalidad. Una tierra desgastada por la erosión, árboles débiles o terrenos áridos son signos de mal Feng Shui.  

- Los jardines. Con flores y árboles perennes son muy beneficiosos, ya que se asocian con el crecimiento y son símbolo de prosperidad.

- No es recomendable que la casa que esté al frente o al lado de un lugar conflictivo o asociado a la violencia, muerte o dolor. Por ejemplo, un cementerio, un matadero, una comisaría. Totalmente opuesto, lugares con buen Chi son un parque, una plaza, un jardín infantil, lugares que prestan servicios como una biblioteca, una casa de la cultura, un centro vecinal o lugares de crecimiento personal.

- En el entorno que rodea a la casa. Revisar si hay objetos agudos como postes de tendido eléctrico, postes de alta tensión, antenas, grúas... Todos ellos proyectan una energía destructiva hacia la casa (Sha Chi), sobre todo si apuntan a la puerta principal o ventanas

- La limpieza, el orden, la luminosidad  y la buena circulación de aire fresco y puro son imprescindibles. Para que un lugar tenga buen Feng Shui, permite que la energía fluya con libertad. Donde hay desorden y suciedad, la energía vital se estanca.

- Es recomendable que el nivel de suelo de una casa esté igual o más alto al de la calle.

- La parte de adelante de la casa es Yang. Está más cerca de la calle, del movimiento y del ruido; por ello se recomienda para los sectores sociales como el living, comedor, estar, cocina. De la mitad hacia atrás sería la parte Yin, más protegida, con menos ruido, ideal para los dormitorios que necesitan tranquilidad, intimidad y protección.

Desde ya que estas no son todas las previsiones que podemos tomar para hacer un buen Feng Shui, pero podemos irlas aplicando y observando los cambios benéficos que se pueden operar en nuestro hogar.

 

Arq. Horacio Cangelosi, Consultor Senior en Feng Shui. Estudios y Diseños - horaciocangelosi9@gmail.com /  tel. +549 261 3060521

Te puede interesar