Víctima vs. Protagonista

En todo momento de nuestra vida transitamos por alguno de estos dos caminos: por la senda del protagonista de nuestro propio espíritu o víctima de las circunstancias.

En los hechos que se nos presentan todos los días podemos elegir ser víctimas o protagonistas, y esto depende exclusivamente de nosotros… hacernos responsables de los hechos que nos ocurren es un acto de valentía.

Por ejemplo si estamos en un lugar o en una situación que no nos satisface, podemos elegir resignarnos, resentirnos, quejarnos, reclamar y conciliar posiciones para estar en armonía con los otros o salir de ese lugar a encontrar otras alternativas que expandan nuestra caja de aprendizaje y experiencias.

 

Antes de continuar, sería bueno que por unos minutos reflexiones si vos tenés una actitud de víctima o de protagonista. También pensar ante qué circunstancias te comportas como protagonista y en cuáles como víctima. Meditá también acerca de las personas de tu entorno más cercano, intenta detectar comportamientos de victimización o de protagonismo de tus amigos, familiares, compañeros de trabajo…

Podemos reconocer que mientras una víctima reacciona, un protagonista elige su respuesta. Mientras una víctima dice "yo no puedo hacerlo", un protagonista se pregunta qué más puede hacer para lograrlo. Cuando una víctima cree que hoy ya es tarde para hacerlo, un protagonista elige hacerlo hoy, antes de que sea demasiado tarde. Mientras una víctima sólo existe, un protagonista disfruta la vida.

La mayoría de estos comportamientos son inconscientes; es decir. ante cualquier situación desagradable o no deseada, reaccionamos con un comportamiento irracional. A los niños no se les puede reprochar este tipo de comportamientos, son niños; sin embargo, en la edad adulta esto puede tener perjuicios que no se valoran en el momento de la reacción. Por ejemplo, cuando un adulto llega tarde a una cita o reunión y éste se excusa por el tránsito, en la mayoría de los casos no está asumiendo la responsabilidad de planificar bien el desplazamiento o tomar en consideración que puede encontrarse con tránsito que le impida llegar a tiempo, ¿tiene sentido?.

 

Ante estas situaciones, bajo mi punto de vista, siempre desde la mirada del Coaching, entiendo que el perjuicio más grande de eludir las responsabilidades, es decir, adoptar un comportamiento de víctima, es la pérdida de poder personal, poder para liderar su propia vida, impidiendo a la persona que tiene este tipo de comportamiento cambiar favorablemente sus resultados.

 Me gustaría que por unos minutos pensaras y reflexionaras en aquellas situaciones donde un comportamiento de víctima te ha impedido alcanzar un objetivo o propósito de la manera que hubiera sido ideal.

Cuando observamos y accionamos desde el protagonista, cuando contamos una historia desde el protagonismo, desarrollamos nuestro poder personal. Hacemos frente, quizás, a las mismas circunstancias, pero el ajuste lo hacemos en nosotros mismos. Reconocemos que hay algo más que aprender para lograr aquello que nos proponemos.

El protagonista se da cuenta que dadas las circunstancias presentes, se compromete a su superación personal. Es un ser que elige la responsabilidad, porque le da poder. Desde esta perspectiva experimentamos sensaciones como alivio, felicidad, madurez, seguridad, poder, compromiso, alegría.

¿Te podes transformar en protagonista de tu vida?

JHoy, por suerte, el Coaching, la Programación Neuro-Lingüística (PNL), la inteligencia emocional y otras técnicas y procesos fomentan el éxito, el liderazgo y los resultados positivos a quien los pone a su servicio. Todas estas técnicas se basan en el estudio de lo que funciona y del comportamiento emocional y conductual de las personas de éxito.

Ya se está trabajando en algunas escuelas para que los más pequeños empiecen a tomar las riendas de su propia vida, aprendan a tomar decisiones y alcancen el “poder personal” que se necesita para protagonizar sus propias vidas. Esperamos que pronto esto no sea una excepción y se contagie a todas las escuelas, ya que una buena educación es lo más importante de cualquier sociedad del futuro.

Para los que ya terminamos los estudios hace años, todo pasa por tomar decisiones y querer cambiar de ser víctima a protagonista de tu propia vida. Estoy convencida de que ya imaginas cuáles son los beneficios de protagonizar tu propia vida; te dejo algunos que me parecen muy importantes:

- Aumentar de la autoestima

- Promover acciones para mejorar

- Construir mejores relaciones personales.

- Desarrollar el auto-liderazgo

- Fomentar el crecimiento personal y el poder interior

- Detectar oportunidades y aprovecharlas

Espero que esta nota escrita siempre desde la mirada del Coaching, te sirva para tomar buenas decisiones y así mejorar  tu calidad de vida y tu sensación de bienestar. ¡Vale la pena ser feliz!!.

 

Mariana Castells, Coach Psicológica Integral, marianacastells7@gmail.com

 

 

 

 

Te puede interesar