Vuelta al trabajo, ¿qué me pongo?

Si en tu ámbito laboral podés jugar con nuevos estilos, acordes a las necesidades del día y la tarea, aquí te damos algunas ideas. ¿Los errores más comunes?: la desmesura, por exceso o falta.

Si trabajáramos en las oficinas de Miranda Priestly (el personaje que tan a la medida realizó Meryl Streep como directora de una revista, en la película “El diablo se viste a la moda”) la exigencia del personaje acerca al modo de vestir de sus empleados para estar a tono con el prestigioso lugar (en la ficción Runway) sería más que comprensible, teniendo en cuenta que se trataba de una usina de contenidos y referentes icónicos del mundo fashionista.

Sin embargo, fuera de la ficción, tenemos la posibilidad de elegir lo mejor y lo que más nos guste de la tendencia en cuanto a moda se refiere. Pero en este sentido, resulta efectivo no caer en excesos ni de comodidad, ni de brillos o accesorios innecesarios, cuando de trabajo se trata. Algunas ideas de básicos conjugables en las que con el pulso justo podés lucirte con tu onda.

 

Cinco opciones para ámbitos casuales pero elegantes

1. Las camisas, los blazers o chaquetas cortas en tonos más sobrios son perfectos para darle a tu outfit un tono de elegancia, pero sin dejar lo casual de lado. ¿Cómo bajar la sobriedad?: echando mano a prendas como las camisas de jeans, musculosas básicas en mono-tonos o jeans achupinados en la gama de los azules o negros. También (e ideales para esta época de calor) los palazos en telas fluidas son una excelente alternativa. De ahí en más, un buen accesorio (aros o collar, no ambos) suma color a la propuesta.

 


2. Para las que les gusta la comodidad. A todas nos fascina estar confortables y más si pasamos gran parte del día en nuestro lugar de trabajo. Sin embargo las opciones en “ojotas” con plataforma o cualquier look playero-hogareño no son adecuadas, ya que por más casual que sea el trabajo, existen incluso zapatillas urbanas que nos permiten estar a tono y totalmente cómodas. ¿Otras opciones? Flats, mocasines, sandalias de taco bajo o zapatos náuticos. Incluso stilettos sin plataforma si el resto del look es más informal (pensemos en jeans con remera de estampas o inscripciones).

 

3. Con estilo boho, pero sin exagerar. Nada más fresco, cómodo y definitivamente atractivo que los outfits con estilo hippie-chic, en vestidos, camisolas o equipos dos piezas. Si bien se adaptan perfectamente, con la suma de collares es suficiente (sin agregar en demasía) para un look diferente, relajado y de aires boho.

 

 

4. Vestidos y faldas: femeninos y sentadoras. Hay vestidos del tipo camisero que, con o sin cinturón, resultan efectivos en largo midi (por debajo de la rodilla) o apenas por encima de ella. Los hay también bien largos, y que con un par de  accesorios se lucen plenamente, aún en monocolor. Por su lado las faldas son y serán una de las opciones favoritas, que conjugadas con camisas resultan delicadas y difíciles de ignorar.

 

 

5. Pantalones cropped. En todas las texturas (jean, crepe, seda o algodón) los pantalones cropp resultan efectivos en looks más desenfadados (con zapatillas) o incluso con algo de taco. Son ideales para todo tipo de fisonomía y definitivamente adecuados y cancheros para el trabajo./ Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

 

 

Te puede interesar